Caso de uso + Nada = 0, Caso de uso + Velocidad del token = 100

blank

Si ha estado en el espacio de la cadena de bloques por un tiempo, ha visto la exageración en torno a la tokenización en los círculos criptográficos, especialmente aquellos que involucran a los participantes de dApps e IoT. Sin duda, tenemos suficiente literatura criptográfica a nuestro alcance que habla en detalle sobre el concepto y los componentes de la tokenización. Además, casi todos los protocolos de blockchain tienen un documento técnico que habla sobre la tokenómica de su moneda nativa en términos de pura oferta y demanda:

«A medida que la demanda de tokens aumente en el futuro, también debe hacerlo el precio».

O entonces

“A medida que aumenta la circulación de la ficha, también aumenta su valor.

O entonces

«El valor de un token aumenta en proporción al aumento en el número de sus casos de uso».

Y así enseguida.

Todas estas afirmaciones son parcialmente ciertas porque su lógica simplista no tiene en cuenta la «velocidad» asociada con el token, es decir, la cantidad de veces que un token cambia de manos, lo que posteriormente tiene un impacto en el precio del token.

Este concepto se llama velocidad del token.

La velocidad de un token es un indicador del estado de liquidez del token y la tasa de utilización general. Desafortunadamente, la mayoría de los entusiastas de las criptomonedas parecen desconocer la existencia de tal concepto.

El concepto de velocidad del token está muy infrautilizado en la valoración de criptomonedas. Sin embargo, la regla general es: una moneda es inversamente proporcional al valor de la ficha, es decir, cuanto más tiempo la gente tenga la ficha, mayor será el precio de cada ficha. (Nate Nead, banquero de inversión y director de Deal Capital Partners LLC)

Por ejemplo, la economía de tokens para una plataforma blockchain en particular es de $500 mil millones, mientras que la circulación anual es 10 veces mayor para cada token. Esto significa que el valor colectivo de los tokens será de $50 mil millones. A 100 veces la circulación, el valor colectivo de los tokens sería de $5 mil millones y a 500 veces, $1 mil millones.

Por esta misma razón, con toda probabilidad, los tokens con altas velocidades y altas transacciones por segundo (TPS) son menos valiosos. Por el contrario, las criptomonedas como BTC y ETH tienen un valor más alto para la fricción integrada en la cadena de bloques que prohíbe un TPS más alto. Por otro lado, Litecoin tiene un TPS de 56, y el precio de un LTC individual no se acerca al precio de BTC o ETH.

Pero, ¿significa esto que la alta velocidad del token es dañina? ¿Es entonces la velocidad cero una opción factible? Antes de encontrar respuestas a estas preguntas, primero comprendamos las matemáticas involucradas en el concepto de la velocidad de un token.

«Comprender» el concepto de velocidad del token

La velocidad del token es el volumen total de negociación en USD dividido por la capitalización de mercado del token. La fórmula para la velocidad de una ficha se deriva de la ecuación de intercambio:

VM = TP

O,

M= oferta monetaria

V= Velocidad del Dinero

P = nivel de precios promedio de los bienes, y

T= El número total de transacciones económicas

La ecuación de velocidad simbólica se obtiene de la siguiente manera:

MV = PQ

O,

M= Tamaño de la base de activos

V = velocidad del activo o el número de veces que el token cambia de manos cada día

P= Precio del recurso digital puesto a disposición, y

Q= Cantidad del recurso digital que se está suministrando.

Reordenando la ecuación, obtenemos:

M= PQ/V

Esta ecuación deja en claro que el precio de un token es inversamente proporcional a su velocidad.

Los tres escenarios: V=0, V=1, 0

V = 0: la velocidad cero para cualquier token hará que el token muera a su debido tiempo debido a la falta de actividad transaccional. Debe recordarse que minimizar la velocidad no puede conducir al valor más alto de un token porque la velocidad está correlacionada con el volumen transaccional. Un cierto nivel de movimiento es necesario para una economía saludable. Piense en el concepto económico de la depresión en una economía. En tal situación, el volumen de transacciones económicas disminuye rápidamente, lo que resulta en una menor velocidad del dinero. Esta velocidad reducida hace que el valor de esa moneda en particular se deprecie. El mismo concepto se aplica a los tokens criptográficos. Si todos tienen los tokens, el volumen de negociación se desplomará debido a la demanda cero. V=1: Entendamos esto con el ejemplo de una moneda hipotética ‘HairyApe'(HA). Los tokens HA potencian el sistema de venta de entradas del Hairy Ape Zoo. Los visitantes que vienen al zoológico todos los días deben comprar los tokens HA en fiat. Tendrían que enviar las monedas al cuidador del zoológico para ingresar al zoológico. El cuidador del zoológico revende rápidamente la moneda por fiat. Y el proceso continúa. Ningún miembro de la red de visitantes quiere quedarse con la moneda una vez que ha alcanzado su objetivo, ni tampoco el cuidador del zoológico, ya que no hay ningún incentivo para quedarse con la moneda; todas las demás transacciones implican dinero fiduciario. Este arreglo aumenta el volumen transaccional y, por lo tanto, la velocidad del token. El valor de la red permanece constante, lo que significa que cada ficha ahora tendría un valor menor según la ecuación de velocidad. 0

El área Goldilocks de la velocidad del token: caso de uso + velocidad del token = 100

Vitalik Buterin, en su concepto de velocidad, habla sucintamente sobre el hecho de que la criptoeconomía actual está impulsada por la especulación, ya que el sistema sufre efectos de retroalimentación positiva. Si el precio de un token aumenta, las personas comienzan a retener la moneda porque su rendimiento percibido ahora es más alto que el de un token alternativo. A medida que la especulación se afianza, eleva aún más los precios y se alcanza un nuevo equilibrio. Este proceso también funciona a la inversa, derivando niveles de equilibrio más bajos cuando las personas comienzan a vender tokens con precios a la baja.

Básicamente, debido a que no hay necesidad de mantener el token, el precio solo está vinculado a la especulación.

Entonces, ¿cómo lograr el área Ricitos de oro del caso de uso velocidad + arreglo de fichas? La respuesta es bastante simple: reduzca la velocidad del token de forma orgánica al adjuntar una serie viable de casos de uso al token. La lógica es esta: las personas tendrán mejores razones para tener tokens criptográficos en lugar de solo especular. Analicemos algunas de estas formas:

Al tener una red de participación en las ganancias, el protocolo puede incentivar al usuario a tener más tokens, lo que reduce la velocidad. Esto se puede hacer en un acuerdo en el que los titulares de tokens reciben una parte de las ganancias por trabajar para la plataforma, siempre que tengan la cantidad requerida de tokens durante un período específico. A medida que el precio del token disminuye, el rendimiento de su participación en las ganancias aumenta. La función de replanteo regular ayuda a reducir significativamente la velocidad del token, ya que los activos replanteados se congelan por un tiempo fijo. Los HODLers a menudo adquieren y mantienen tokens con la creencia de que una criptomoneda en particular, como BTC, se convertirá en una moneda en el futuro. Sobre la base de la misma creencia, la confianza de los usuarios en la estabilidad de un token como una futura moneda alternativa podría «periodizarse», es decir, se puede introducir un período de tenencia para contener la velocidad de un token durante un período más largo. El concepto de gamificación en dApps es otra forma de lograr que los usuarios mantengan tokens durante un período de tiempo determinado. Esto se puede hacer introduciendo una condición en la plataforma de que los usuarios que tengan la criptomoneda durante n días tengan acceso a recompensas más altas.

Velocity tendrá una influencia significativa en la dinámica de precios de cualquier token a largo plazo. La mayoría de los tokens de utilidad no contienen señuelos adicionales para atraer a los usuarios a mantener el token más allá de la utilidad a la que sirven, lo que pone en juego la especulación.Menos la especulación, casi no tienen posibilidad de especulación. La incorporación de mecanismos de utilidad en el protocolo no solo optimizará la velocidad, sino que también conducirá a una apreciación considerable del precio.

Descargo de responsabilidad: la criptomoneda no es moneda de curso legal y actualmente no está regulada. Asegúrese de llevar a cabo una evaluación de riesgos suficiente al operar con criptomonedas, ya que a menudo están sujetas a una alta volatilidad de precios. La información provista en esta sección no representa un consejo de inversión ni la posición oficial de WazirX. WazirX se reserva el derecho, a su exclusivo criterio, de modificar o modificar esta publicación de blog en cualquier momento y por cualquier motivo sin previo aviso.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Deja una respuesta